Archivos según la categoría: Poeprosías

Textos líricos, en prosa o en verso, creados por mí.

Dulce señora

Pintura del Museo del Monasterio de Yuste.

Pintura del Museo del Monasterio de Yuste.

¿En qué piensas, dulce señora, atrapada en tu cárcel de madera?

¿Son las horas las que te preocupen, aquellas que, aturdida por la ausencia de movimiento, te reclaman?

¿Son los sueños, esos que por tu condición te prohibieron despertar, los que maltratan tu tiempo de reposo?

¿Quizás es el lastre del pasado o la incertidumbre del futuro, que se yergue con el paso de las estaciones eternas?

En tu callada respuesta, al contemplar tus hermosos ojos, el mío, único, ciclópeo, quiere envolver tu tez con su velo gris para darte otra realidad, fuera de la geometría.

Dulce señora, dime, por favor, en qué piensas. 

NOTA DE LA AUTORA:

— La fotografía fue tomada con una Nikon D3200 en el Monasterio de Yuste el 12 de diciembre de 2015.

Publicado por:

Las nubes Antología desesperada

“Las nubes” es un poema que surgió en una tarde nublada de Zamora. Forma parte de Antología desesperada.

Bajo las nubes, mitad cielo e infierno, entumecidas manos: la neocreación. Cadena gris, rápida, fugaz.

Un pie, una mano, un ojo, una lengua. No habla, no ve, no escribe, no anda. La perfección en serpentinas.

Cerca un avión en descomposición, roto, triángulo, agujeros.

Grifo, águila señorial, escudo.

Tres, cuatro, todos, estiran el pie, las alas, las plumas, en un halo,

hálito, i     n     a     c     a     b     a     b     l     e.

                                                                            Cópula.

                                                                                            Al

                                                                                                    fondo.

Las nubes en el cielo de Zamora.

Cielo nublado fotografiado desde Zamora.


NOTAS DE LA AUTORA:

– Escribí este poema en prosa el 8 de octubre de 2001. Aún me encontraba estudiando la carrera de Filología Hispánica en Salamanca. En aquella época me interesó mucho el Surrealismo. Más tarde, recogí esta composición en la Antología desesperada, editada artesanalmente por mi hermana.

– La fotografía fue disparada con una cámara Canon PowerShot G3 el 27 de diciembre de 2009 en las cercanías del Parque del Castillo (Zamora).

Publicado por:

Es tener el alma… Antología desesperada

El Cantábrico en la playa del Tagle.

Es tener el alma, la cabeza azul. Donde la lógica se desmorona, donde nace la duda bajo el sol…

El calor. El alma azulada se niega a evitar el cálido sosiego que mantienen los rojos latidos. Sin embargo, la frialdad congela, acelera la brisa.

Donde el temor es destructivo… Se mueve despacio, semejante a las agujas de un reloj; desplazamiento torpe, pero seguro. Desplazamiento que dibuja, transparente, un vicio. Ese vicio de tormenta que se adueña del alma, de la cabeza; ese vicio azul que huye ahora del contacto cálido del latir.

Es tener dos mitades que odiarán el momento de juntarse. El instante en que el frío y el ardor será vacío.


NOTAS DE LA AUTORA:

– Escribí este poema en prosa en 1994. En ella me influyó la lectura de la obra de Rubén Darío. Posteriormente, reuní esta composición con otras bajo el nombre de Antología desesperada, editado por mi hermana de manera artesanal.

– La fotografía fue tomada el 10 de julio de 2005 en la Playa de Tagle (Suances-Cantabria) con una Canon PowerShot G3.

Es tener el alma… –
(c) –
Olivia Vicente Sánchez

Publicado por: