Olivia Vicente » Blog Archives

Tag Archives: historia y sociedad

La búsqueda de identidad

Persépolis es el relato de la búsqueda de identidad al hilo del devenir histórico de Irán. La autora, Marjane Satrapi, nos cuenta su autobiografía mediante la ironía, la sentimentalidad, el reflejo del crecimiento personal. Sin embargo, para mí, lo más interesante se halla en una triste verdad: la confirmación de que la actualidad de este país no dista de la situación que reflejó Satrapi cuando publicó por primera vez el «Libro 1» de esta novela gráfica en el 2000. Continue reading

Published by:

Las llaves que abren la puerta del vacío

El pasado noviembre se celebró el Día Internacional contra la Violencia de Género. En nuestra ciudad, así como en otras de España, se llevaron a cabo actos en los que se manifestaba una y otra vez la repulsa hacia el maltrato: colegios, institutos, ayuntamientos, asociaciones y ciudadanos se citaron bajo este lema para hacernos recordar que existen mujeres que padecen la tortura como una manera trivial de existir. Esta labor que consiste en visibilizar el mudo padecimiento es digna de respeto; sin embargo, me asusta que estas intervenciones se queden solo en la estampa en la que todos queremos aparecer con el fin de acallar nuestra conciencia o con el fin de aumentar nuestro ego.

El maltrato, independientemente de sobre quien se ejerza, es repugnante. No existe nadie en el mundo que opine de manera diferente. Curiosamente, incluso las personas maltratadoras, en sociedad o en íntima confesión, rechazan la violencia como método de comunicación, quizás por hipocresía, quizás por la incapacidad de asumir sus propios actos. Si, además, hablamos de la violencia sobre menores de edad, es impensable su defensa. No obstante, ¿qué sucede en nuestra sociedad, en nuestras familias, en nuestro entorno, para que esta forma deleznable de educación y de sumisión no desaparezca? No tengo la respuesta de esto; tengo testimonios.

Por mi trabajo, me entero de tragedias, de las verdaderas, de esas que, aunque a muchos individuos les parezcan mentira, existen: un niño, cuyo padre le ha golpeado durante años, es incapaz de sentir autoestima, se recluye en su mundo interior, lleno de fantasmas que, por desgracia, le acompañarán durante toda su vida, y se aísla del resto por miedo a sufrir el desprecio; una niña, cuya madre emplea el insulto y la humillación como método de entrenamiento para la vida, se arranca el pelo, se muerde las uñas hasta provocarse sangre o muestra una misoginia ácida y amarga que, además, se vuelve en odio hacia sí misma. Estos dos ejemplos no sirven para generalizar la respuesta hacia el maltrato que protagonizan estos héroes sin medalla. Cada menor reacciona de una manera diferente, aquella que es capaz de gestionar desde su inmadurez, desde su indefensión. Crea patrones de conducta en los que, sin darse cuenta, se resigna en silencio y en soledad a soportar el vergonzoso tabú familiar y, en muchos casos, cuando es adulto, repite el papel de vePuerta de una casa de Zamorardugo.

Las llaves que abren la puerta del vacío tal vez se encuentren en estas campañas de concienciación. La propia víctima necesita reconocerse a sí misma. No es ella la culpable. No es ella la que provoca las palizas. No es ella la que motiva la infelicidad por el mero hecho de existir. No es ella la que debe permanecer callada. En cambio, sí es ella la que ha de mostrarse sin tapujos ante la sociedad. Para ello, necesitará aprender a recuperar su dignidad, aquella que le arrebataron con cada vejación, con cada golpe. En ese camino, será imprescindible la ayuda de amigos, de otros familiares, de compañeros, de su centro escolar, de psicólogos, de médicos, de asociaciones, de su ayuntamiento, de su gobierno regional, del Estado. Y, sobre todo, de sí misma, pues ella, la víctima, tendrá que saber que su felicidad es posible y que otra forma de vivir existe, le pertenece y podrá disfrutarla.

NOTAS DE LA AUTORA:
– Esta columna es una modificación del artículo publicado con el mismo título en Vecinos, nº 285.
– La fotografía fue tomada en Zamora el 27 de diciembre de 2009. La he modificado mediante pixlr.com.


Las llaves que abren la puerta del vacío –
(c) –
Olivia Vicente Sánchez

Published by:

Si fuera humano me gustaría ser como él

En ocasiones, al mirar a un animal me he visto a mí misma en sus posibles pensamientos; he imaginado que tal vez esté indagando sobre mí lo mismo que yo sobre él. Durante ese juego he creído averiguar el misterio de la naturaleza. Nietzsche encontró mejores palabras para describir esta sensación:

Creo que los animales ven en el hombre un ser igual a ellos que ha perdido de forma extraordinariamente peligrosa el sano intelecto animal, es decir, que ven en él al animal irracional, al animal que ríe, al animal que llora, al animal infeliz.

2014-03-19 21.55.16_copia

Durante este curso académico he leído tres obras protagonizadas por animales. Curiosamente, no fue una elección consciente, sino producto de la casualidad. La primera de ellas fue La llamada de lo salvaje (Jack London), la segunda, Soy un gato (Natsume Soseki) y la tercera, Ánima (Wajdi Mouawad). Entre cada lectura ha habido una separación de meses, pero hoy he decidido hablar de las dos últimas debido a la elección del narrador. Frente a La llamada de lo salvaje, que emplea un narrador omnisciente en tercera persona, Soy un gato y Ánima utilizan el narrador primera persona.

Me acerqué a Soy un gato gracias a Kafka en la orilla, ya que Murakami mencionaba a Soseki a lo largo de su novela. Me entró curiosidad por leer algo de este novelista, puesto que no conocía nada de él. Un día, en la librería descubrí la edición de Impedimenta y no dudé en comprarme un ejemplar. El protagonista me atrapó desde las primeras líneas:

Soy un gato, aunque todavía no tengo nombre. No sé dónde nací. Lo primero que recuerdo es que estaba en un lugar umbrío y húmedo, donde me pasaba el día maullando sin parar. Fue en ese oscuro lugar donde por primera vez tuve ocasión de poner mis ojos sobre un espécimen de la raza humana.

Sentí su descubrimiento en mi piel y, desde ese instante, yo me convertí en el gato sin nombre: observaba a los humanos, les escuchaba, los admiraba, los sufría… Presenciaba su vida cotidiana en el Japón de finales de la dinastía Meiji, donde la armonía entre la tradición y la modernidad pendía de un frágil hilo. Yo, mejor dicho, el gato retrataba, a través de la sátira y de la ironía, la sociedad nipona, cuyo reflejo encarnaba la casa de un maestro:

Si fuera humano me gustaría ser como él, maestro de escuela. Uno puede dormirse cuando quiere y, aún así, siguen considerándote un buen maestro. Así que no le veo yo el problema a ser maestro y gato a la vez.

Por tanto, la utilización de un gato como narrador le permite al autor reírse de sí mismo y de los seres humanos en general, así como expresar sus opiniones sobre temas variados, algunos controvertidos en su época: la educación, la apertura del país al exterior, la importación de modas extranjeras, la amistad, las relaciones matrimoniales y el amor, las apariencias, etc.

2014-06-19 18.33.24_copia

Ánima, en cambio, no es una obra satírica. Su inicio lo constituye el asesinato cruel que padece la esposa de Wahhch, el humano protagonista. Por tanto, podríamos clasificarla como novela policiaca, de suspense; pero, además, se mueve también dentro del western y de la tragedia griega, puesto que Wahhch realiza un viaje fatal por la geografía del norte americano.

La estructura de la obra es muy original: los animales son los testigos que relatan los hechos que presencian. De esta manera, su naturaleza dirige la interpretación del lector.

No todos los humanos son trampas, no todos son veneno, quiero decir con esto que no todos son humanos, algunos no han sido infectados por la gangrena.

No solo asistimos a las acciones llevadas a cabo por las personajes que se encuentran delante de los ojos de los animales, sino que también leemos los pensamientos de estos. Como consecuencia, el coro de narradores nos acerca, de manera inusitada, sorprendente y particular, a cómo perciben el mundo y cómo convivimos todos, como especies, en él.

Animal entre animales, aún no sufría. El humano es un túnel y todo humano llora su cielo desaparecido. Esto lo sabe el perro y por ello es infinito su afecto por el humano.

Sin embargo, esta novela esconde otros muchos atractivos: el debate social que sigue existiendo por la presencia de reservas indias en Canadá y en EEUU y la ausencia de una solución justa para esta población; la violencia, implícita y explícita, que emplea el individuo como manera de resolver conflictos, disfrutar, dominar, existir…; la necesidad de una búsqueda irracional, instintiva, que todas las personas hemos sentido en alguna ocasión, por el origen de enigmas que no se resolvieron en la infancia.

Soy un gato y Ánima representan dos formas diferentes de entregar la narración a la voz de un animal. Son una excelente propuesta para leer al calor de este julio, porque en estas novelas las personas somos el objeto de su visión.

NOTAS DE LA AUTORA:
– Las citas de Soy un gato y Ánima proceden de la edición de Impedimenta y de Destino, respectivamente.
– Las fotografías pertenecen a la portada de los libros: Soy un gatoÁnima. Las he retocado yo.


Si fuera humano me gustaría ser como él
(c)
Olivia Vicente Sánchez

Published by: