Murakami: Kafka en la orilla

2 Respuestas

Análisis Opinión
biblioteca

El primer libro de Haruki Murakami que leí fue 1Q84. De eso hace, curiosamente, casi un año, como demuestra la fecha que anoté en el libro. Tiempo después, en las pasadas Navidades, le dediqué mi atención a Kafka en la orilla. Necesité aproximadamente diez meses para asumir otra vorágine de emociones: cambié las dos lunas de Tengo y Aomame por la huída de Kakfa Tamura y la búsqueda de Nakata.

Kafka en la orilla es una novela que me ha impactado enormemente. Durante su lectura fui consciente de que mi relación con el universo literario estaba cambiando con rapidez, pero no asimilé las repercusiones hasta unos días después. Ese momento llegó cuando retomé la escritura de un relato que había postergado hasta después de las vacaciones. Me sucede que, para escribir, necesito la soledad, el ritmo del silencio y una ventana por la que mirar el exterior. Esa tarde, como ahora, me comprometí con una nueva línea narrativa en la que sentía que resonaban citas como estas:

“Cada día, al llegar la hora, anochece. Pero el mundo ya no es el mismo que el día anterior. Tú, no eres el mismo que ayer”.

“La Tierra va rotando sobre su eje. Y, sin ninguna relación con ello, todos nosotros vivimos dentro de un sueño”.

“Cerrar los ojos … no va a cambiar nada. Nada va a desaparecer simplemente por no ver lo que está pasando. De hecho, las cosas serán aún peor la próxima vez que los abras. Sólo un cobarde cierra los ojos. Cerrar los ojos y taparse los oídos no va a hacer que el tiempo se detenga”.

“Un recuerdo es algo que te caldea el cuerpo por dentro, pero que, al mismo tiempo, te desgarra por dentro con violencia”.

Nakata

Sin embargo, creo que lo que más me llamó la atención fue la forma en la que el autor construyó la trama. La alternancia entre las acciones de Kafka y las de Nakata gozan de un doble atractivo: por un lado, el lector disfruta de los mundos paralelos y simultáneos; por otro, el aspirante a escritor comprende que el juego con la linealidad temporal posee una fuerza determinante a la hora de armonizar realidad, magia y verosimilitud.

Al margen de teorías racionales, se me antoja pensar que el equilibrio perfecto de la obra reside en la música. La presencia constante de este elemento, a través de la mención de obras y compositores, otorga ritmo a la lectura y abre la interpretación a la intertextualidad y a la extratextualidad.

Kafka en la orilla, por tanto, es una novela en la que el lector debe ser permeable a la unión de tradiciones literarias y artísticas y, además, debe asumir el riesgo de conmoverse. ¿Estarías dispuesto a ambas cosas?

 NOTAS DE LA AUTORA:

– La fotografía del dibujo no es mía, sino que la he sacado de la página web a la que va enlazada la imagen.


Murakami Kafka en la orilla
(c)
Olivia Vicente Sánchez

2 comentarios

  1. ale

    Yo solo lei Sputnik, mi amor de Murakami… me gusto mucho.
    Ahora voy a tener que conseguir este, me contagiaste las ganas de leerlo

    1. Olivia VicenteOlivia Comentario de la autora

      Ese no lo he leído, pero lo tengo también en mi lista personal.

      A mí me encantó Kafka en la orilla. Espero que también te guste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Operación anti-spam (CAPTCHA) * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.